Comité Económico y Social Europeo recomienda mejoras, aclaraciones para los debates del MIC

El Comité Económico y Social Europeo (CESE) ha considerado la recomendación de la Comisión Europea de que el Consejo Europeo tome la decisión de lanzar las negociaciones sobre el tribunal multilateral de inversiones propuesto, apoyando los debates sobre la reforma de la ISDS y destacando áreas para mejorar.

El Consejo Europeo ya ha expresado su apoyo el año pasado a la recomendación de la Comisión para que se lancen las negociaciones del MIC con las partes interesadas, y aprobó las directrices finales para la negociación.

Desde entonces, la Comisión Europea ha continuado sus consultas con las partes interesadas y ha presentado su propuesta al Grupo de Trabajo III de la CNUDMI sobre el proceso de reforma multilateral de la ISDS anticipándose a las reuniones de abril de 2019.

La opinión del CESE, emitida el 22 de marzo de 2019, afirmó que el comité “acoge con satisfacción los esfuerzos de la Comisión Europea encaminados a una reforma multilateral de la solución de diferencias entre inversores y Estados bajo los auspicios de la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional (CNUDMI) y considera fundamental que la UE siga abierta a todos los enfoques e ideas que han ido surgiendo en torno a la reforma de la solución de diferencias entre inversores y Estados”.

El CESE es un organismo de 350 miembros que reúne a “grupos de interés económico y social” de todos los Estados miembros de la Unión Europea. Su papel como órgano consultivo fue establecido y reafirmado en múltiples tratados de la UE.

El EESC “pide que se realice una invitación de las partes interesadas mejor y más equilibrada” en dicho proceso, y subraya que hay una serie de cuestiones fundamentales que deben abordarse en cuanto a la propuesta del tribunal multilateral de inversiones, incluyendo “el alcance, la protección del interés público, la accesibilidad y las relaciones con los tribunales nacionales”.

Asimismo, el Comité señala que hay otras opciones para abordar las inquietudes sobre el actual régimen internacional de inversiones. Estas incluyen, por ejemplo, “reforzar el sistema judicial nacional, aportar seguridad a los inversores, por ejemplo mediante el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones del Banco Mundial, prevención de litigios, formas más conciliadoras de solución de diferencias, como la mediación, fomento de las inversiones y mecanismos de solución de diferencias entre Estados”.