11 ministros del TPP acuerdan principales elementos del Acuerdo Progresivo y Global para la Asociación Transpacífica (en inglés, CPTPP)

El 11 de noviembre de 2017, en Da Nang, Vietnam, los ministros de Australia, Brunei Darussalam, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam “acordaron los principales elementos del Acuerdo Progresivo y Global para la Asociación Transpacífica (en inglés, CPTPP).”

En su declaración, los ministros expresaron su entendimiento de que “el CPTPP conserva los altos estándares, balance general e integridad del TPP mientras garantiza los intereses comerciales y otros intereses de todos los participantes y preserva nuestro derecho inherente a regular, incluyendo la flexibilidad de las Partes para establecer prioridades legislativas y regulatorias”.

El CPTPP incorpora disposiciones del TPP-12, celebrado antes de que Estados Unidos se retirara, con la excepción de ciertas disposiciones e ítems suspendidos que aun dependen de más negociaciones. En el capítulo de inversión, las disposiciones suspendidas son aquellas que involucran un “acuerdo de inversión” y la “autorización de la inversión”, que están cubiertos por la solución de controversias entre inversionista y Estado (ISDS).

En un comunicado de prensa emitido el 31 de octubre de 2017, la Primer Ministro de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, había expresado la preocupación de su gobierno en cuanto a la cláusula de ISDS del TPP y resolvió enmendarla. “Además, el Gabinete indicó hoy a los oficiales en la negociación que se opongan a la ISDS en todo acuerdo de libre comercio futuro”, señaló en el comunicado de prensa.

Después de la reunión del 11 de noviembre en Da Nang, Ardern apoyó la reducción de la ISDS en tres áreas: “Uno, la ISDS ya no se aplica a la selección de inversores. Segundo, cualquiera que emprenda un contrato con un Gobierno ya no podrá demandarlo a través de la ISDS, sino que en cambio deberá someterse a procedimientos internos. Tercero, se relaciona con servicios financieros”.

Si bien reconoció que el acuerdo no es perfecto, Ardern afirmó que “se ve muchísimo mejor que cuando empezamos”, y que la revisión del TPP en tres años será otra oportunidad para impugnar las disposiciones de ISDS. Finalmente confirmó: “Estamos trazando una línea en la arena —no firmaremos ningún acuerdo futuro que contenga estas cláusulas”.

El Primer Ministro canadiense, Justin Trudeau, y el Primer Ministro japonés, Shinzo Abe, tuvieron una reunión el 10 de noviembre que terminó en desacuerdo. Una posterior reunión con otros líderes del TPP fue cancelada inesperadamente ya que Trudeau decidió no asistir.

Criticado por supuestamente “sabotear” un acuerdo final, Trudeau explicó que aún hay “mucho trabajo por hacer” en cuanto a género, reglas de origen, cultura y el sector automotriz. “No estábamos listos para cerrarlo”, dijo Trudeau. Antes de la reunión de Da Nang, había señalado que Canadá no se “apresuraría a firmar un acuerdo que no sea del mejor interés de Canadá y los canadienses”.